Pensar es seguir andando

16zemos98

No siempre que nos escandalizamos por una portada o un reportaje sobre inmigración usamos esa potencia que tiene el cabreo para guardarla en un botecito, como el que guarda en un frasco de cristal el sonido de un gol en el campo de su equipo, para luego usarla en algo útil. Como, yo qué sé, pensar.

Pensar por ejemplo en qué nos están diciendo los medios; qué estamos construyendo los periodistas que queremos trabajar de otra manera; en qué trampas caemos, en qué pensamos cuando hablamos de migrantes. Cómo aplicamos todo eso pero sin caer en esa cosa críptica, y también distanciada, de renovar todo el lenguaje hasta el punto en que se hace incompatible con la pedagogía. Como ya comentábamos en eldiario.es, en el caso del periodismo el punto de partida del lenguaje debe ser siempre el del lector, no el del experto; hay que empezar a construir desde ahí, vayamos a donde vayamos. Por eso ir a un Festival Zemos98 es tan estimulante, porque el reto no está en pensar con ellos sino además en pensar cómo transformar eso en algo mediático.

Remapear es volver a definir fronteras. Encontrar nuevos lugares desde los que mirar algo; tejer nuevas vecindades. “Remapear es conectar de otra manera”, dijo alguien en algún momento del encuentro del Festival Zemos98 dedicado a las fronteras, en una frase de esas que no sabe uno ya quién pronunció primero y quién la remezcló después.

Hay una manera audiovisual de aproximarse a problemas políticos y académicos. Que alguien destierre el mantra de que solo se puede pensar leyendo  y solo se es inteligente si uno usa el papel. En tres días de encuentro en Sevilla, con 40 académicos, narradores, artistas y activistas, hemos visto vídeos sobre Ceuta, Melilla, Polonia, Turquía, Reino Unido, Madrid, Sevilla o un barrio gentrificado de Estambul. Y hemos visto cómo esas imágenes nos están diciendo que hay problemas compartidos. Que las fronteras físicas no se corresponden siempre con las de los problemas sociales. Que aunque una frontera sea una barrera de contención, de protección de privilegios, eso no significa que todos los que viven dentro de una frontera sean unos privilegiados que deban sentirse diferentes a los que viven más allá.  Los medios de comunicación de masas, a menudo, dibujan un mundo que no es nuestra casa, una invasión que no nos afecta.

“El poder siempre lleva la frontera consigo”, ha dicho Toni Serra en el 16 Zemos 98. Cuando alguien de este lado de la frontera (tú, yo) viaja, “vamos con un preservativo que nos rodea”, decía, como para protegernos y para separarnos. A veces usamos esa ventaja. Ese concepto de que hay fronteras que también son personales, fronteras de pensamiento, también tiene otra parte autocrítica para los convencidos: “El activismo tiene su propia policía fronteriza, vigilantes del lenguaje que patrullan los bordes y dejan a gente fuera”, en palabras de Carlos Delclós, interponiendo una barrera de entrada para personas codificadas por otros estímulos que  podrían ser útiles.

“¿Qué os lleváis a casa?”, nos preguntaron. Que, como dijo también Serra, “pensar es andar”. Que si te paras allí donde te encuentras cómodo, estás creando una frontera.  Que necesitamos una casa, no para encerrarnos en etiquetas sino para refugiarnos, encontrarnos y poder discutir antes de salir de nuevo a andar, ahí fuera. A seguir pensando.

Share

La foto fija del Heraldo de Madrid, 75 años después

20140331-170936.jpg

Acaba de llegar a los kioscos un ejemplar único, un evento hecho periódico. Se trata de una edición especial del Heraldo de Madrid, un diario cerrado en 1939 por falangistas cinco días antes de que terminara la Guerra Civil. Se recupera la cabecera para que periodistas de varios medios jóvenes publiquemos juntos en homenaje al periodismo valiente de aquel tiempo y como foto fija de otro momento de la historia, el nuestro.

No conocía la historia del Heraldo de Madrid. Supongo que eso le pasará a otra mucha gente, que se encuentre en el kiosco con uno de los 100.000 heraldos que ya se venden en toda España. Digo sin rubor que la he conocido gracias a este número, en el que además tengo el honor de escribir. Ha sido una invitación-lección de historia que hay que agradecer al equipo que lo ha sacado adelante, un grupo de trabajo compuesto por periodistas de eldiario.es, InfoLibre, La Marea, Alternativas Económicas, Materia, Jot Down, Mongolia, Libero, fronteraD y más compañeros de aventura, porque todo esto que hacemos lo es.

Mi artículo es una invitación a pasar página, no para olvidar las ya leídas sino para seguir descubriendo por dónde nos lleva la historia, sin olvidar de dónde viene pero sin miedo a conocer nuevos personajes, nuevos giros en el guión. Hablo de ‘Nuevas voces para nuevas conversaciones’ sobre el presente y para el futuro. Entre esas voces tienen que estar las voces de las mujeres. Entre esas nuevas conversaciones que nos debemos está la de cómo pasar de una igualdad de boquilla a una relación justa, real, entre mujeres y hombres. Hay pocas mujeres firmando en el Heraldo de Madrid. En el de 1939 y en el de 2014. Eso también está en la foto fija de lo que somos, en España, en “la izquierda” y en el periodismo, aunque sea en forma de mancha inadvertida en el objetivo del fotógrafo. Una gran señal contra la autocomplacencia.

Recuperar para la memoria social una cabecera censurada, reunir a varios medios del presente con poco tiempo y pocos medios para que colaboren juntos a toda velocidad, sentar a excompañeros de trabajo quedándose con lo bueno y empujando juntos de nuevo para un proyecto que requiere generosidad, conseguir el aplauso del resto del sector. No se han conseguido pocas cosas. Enhorabuena, Heraldo de Madrid. Y sigamos pasando páginas.

Share

Melilla: dos fotos de ciudadanos y un trabajo periodístico

Hay dos fotografías de las últimas horas en Melilla que han impresionado a medios y lectores. Las dos están en la portada de la mayoría de los medios de comunicación, ayer de los digitales y hoy de los impresos. Ninguna de las dos ha sido realizada por un periodista, aunque sí localizadas y difundidas gracias a las fuentes de periodistas. La primera es esta, distribuida por la agencia Colpisa.

Inmigrantes-intentan-saltar-valla-Melilla_EDIIMA20140318_0691_17

Durante unas horas se difundió por error que el autor era Jesús Blasco de Avellaneda, colaborador de eldiario.es y de varios medios más – entre ellos, Colpisa – cosa que no habría sido extraña porque a él le debemos otras capturas como estas. Pero no.

La foto ha sido utilizada, como era predecible, para reforzar el discurso del “alarmismo social” con el que el Gobierno intenta intoxicar a los medios. Pero eso no es un problema de la foto, ni de lo que se ve en ella, sino de los intoxicados y los que se dejan intoxicar. Del contexto y el enfoque que le aportemos a la imagen.

La segunda foto también es anónima. Y extraordinariamente dura.

Heridas-provocadas-cuchillas-valla-Melilla_EDIIMA20140318_0852_13

La ha conseguido el periodista Ángel Calleja, de 20minutos, que ha trabajado durante horas no solo para poder tenerla sino para poder verificar que se trataba de una foto real, que retrata lo que efectivamente parece que retrata: las heridas desgarradoras en el cuerpo de una de las personas que saltó ayer que producen las cuchillas que el Gobierno ha reinstalado en la valla de Melilla.

Estas fotos nos enseñan mucho, muchísimo, sobre lo que ocurre en la valla, pero no, no se explican solas. Hay que contar que las entradas por la valla son una ínfima parte de la inmigración “sin papeles” que hay en España: la de los saltos son imágenes espectaculares pero que no son representativas de la inmigración en España. Y que  insinuar conceptos relacionados con la invasiones por la entrada de 500 personas es, cuanto menos, irresponsable y desproporcionado.

Y también nos cuentan que los métodos de “rechazo” de inmigrantes son incompatibles con la empatía. Podemos discutir qué hacer con las fronteras, si abrirlas más o cerrarlas más. Pero, sea cual sea la política migratoria, lo que es intolerable es que pase de este modo. Si se les quiere parar, tendrá que ser de otro modo. Así no.

Y luego hay conclusiones otras más sutiles e interesantes para periodistas y ciudadanos activos: que esto lleva pasando décadas y que ahora nos enteramos más a menudo, como ocurrió con las primeras imágenes de la intervención policial durante la tragedia de Ceuta, porque ahora hay personas grabando y compartiendo. Y periodistas que saben escuchar y verificar.

Share

Las primarias de Elpidio Silva

Silva-denuncia-manifiestamente-pedira-nulidad_EDIIMA20140421_0092_4

El juez Elpidio Silva ha fundado un partido para presentarse a las elecciones europeas que se llama Movimiento en RED pero que en realidad no es un movimiento ni una red. Es un proyecto personal que da salida a su legítima aspiración política después de haberse frustrado sus sucesivos acercamientos a otras formaciones muy diferentes entre sí, como Equo, Podemos, el Partido X o algunas corrientes del PSOE. Como ya contamos, Elpidio Silva lleva desde el pasado otoño buscando cómplices o trampolines, según se quiera ver.

El Movimiento RED es, en fin, su apuesta. Y nadie duda de que tiene su tirón, su público y su viento a favor, cuota televisiva incluida. Tampoco desacredita nada de sus decisiones judiciales, como la de enviar a Miguel Blesa a prisión preventiva, que eso es otro tema. Pero que haya enviado por primera vez en España a un banquero a dormir entre rejas tampoco da carta blanca para hacer piruetas y que hagamos como que no las vemos.

Hace un par de semanas anunció que iniciaba unas “primarias a nivel europeo”, una especie de plebiscito transfronterizo. Lo que se encuentra el ciudadano o periodista que se ha dado una tregua en la Semana Santa es que las primarias ya se han celebrado. El proceso que tiene sus detalles.

Puede que hayan sido unas primarias planetarias, pero solo había un candidato: Elpidio José Silva. Aquí un tuit de la cuenta oficial del partido anunciando que ya se pueden votar en las primarias… y señalando directamente a quién votar:

Se habla de una “fase final” de las primarias, pero no sabemos cuándo sucedieron las fases anteriores. De hecho, ese es el primer tuit de la cuenta oficial de Movimiento RED sobre el asunto. Todo lo que hay antes son algunos retuits, entre ellos al anuncio de Elpidio Silva de que ya podían votarle, el 14 de abril, lunes santo.

Durante ese tiempo, al entrar en la web de Movimiento RED nos encontramos (sigue siendo así) con que desde el momento en que se anuncia que hay primarias, y cuando parece que todavía está abierto el plazo para presentarse como candidato, la web ya presenta la figura de Elpidio Silva como candidato al que votar.

Portada de la web de Movimiento RED, con la foto de Elpidio Silva junto al anuncio de primarias

Portada de la web de Movimiento RED, con la foto de Elpidio Silva junto al anuncio de primarias

Si entramos en la parte de la web donde deberíamos poder elegir entre los candidatos a las primarias, llegamos a un formulario donde ya está seleccionada la opción de voto a Elpidio Silva. Si entramos en la parte de la web donde podríamos presentar nuestra candidatura a las primarias, nos remite a un formulario donde en realidad… estamos votando a Elpidio Silva.

Captura de pantalla 2014-04-21 a la(s) 20.31.59

Algunos usuarios en Twitter le preguntan durante la semana: ¿para qué unas primarias sin candidatos? ¿por qué se pide el voto para uno de los candidatos si todavía no se ha cerrado el plazo para presentarse como candidato?

En fin, que Silva da por cerradas las primarias el domingo. Bueno, eso en la web, porque en Twitter las dieron por cerradas el día antes, sábado 19:

Aunque en realidad en la web se puede seguir votando a Silva, rellenando el famoso formulario. Un formulario que irá a parar a una base de datos que bien vale unas primarias, sobre todo si son sin riesgo. Las primarias más democráticas de todos los partidos emergentes, según el único candidato:

 

Mientras este proceso se apuraba, Elpidio Silva tuiteaba sin rubor un artículo donde se explicaba cierto malestar en círculos locales de Murcia de otro nuevo partido, Podemos. Elpidio Silva sugiriendo que lo de Pablo Iglesias es ‘dedazo’.


La web de MovimientoRed.net se recoge que en las primarias han participado 73.294 personas hasta el domingo a las 22h.

Podemos comparar este número con otros números. Por ejemplo con el número de personas que participaron en las primarias entre simpatizantes de Equo o el Partido X, en torno a los 2.500 votos. O con las primarias abiertas de Podemos, que con 30.000 votos fueron consideradas un éxito para un partido nuevo. O con las celebradas por el PSOE de la Comunidad Valenciana, que acumuló la participación de 55.000 personas.

O también podemos comparar esos 73.294 votos que dice la web del Movimiento Red que tienen sus primarias con el número de followers de la cuenta personal en Twitter de Elpidio Silva al terminar el domingo: alrededor de 73.800.

El último movimiento de Movimiento RED es lanzarse a otro fetiche de los proyectos en red: el crowdfunding. Pide nada menos que 250.000 euros y empieza a pedirlos antes de que comunique cuántos avales ha podido presentar ante el ministerio del Interior para lanzar su candidatura (que finalmente, asegura Silva, han sido 25.000; tres veces menos avales que número de votos para las primarias, según la web).

La propuesta de financiación no presenta ningún presupuesto asociado ni ningún objetivo concreto. Pide, sencillamente, dinero para el partido: “Estimamos en 250.000€ los fondos necesarios para harcer (sic) frente a los gastos de la puesta en marcha del movimiento RED”, reza el apartado donde los proyectos que acuden a plataformas de crowdfunding detallan cómo se va a utilizar el dinero. A cambio, el partido de Silva ofrece un abanico de recompensas por las donaciones que van desde “una postal dedicada” por el juez hasta dejarse hacer lobby sobre propuestas políticas que llevar al Parlamento Europeo, a cambio de las cantidades más altas.

Hay muchas preguntas. Quizá no merezca la pena quedarse a escuchar todas las respuestas. Pero ante esa latencia ciudadana que reclama una política más participada y más transparente, no vale con bajar la guardia ante artificios tóxicos, vengan de donde vengan, por muchos banqueros que puedan dormir en la cárcel. Si la vista gorda se convierte en moneda de cambio, la solución será exactamente igual al problema.

Share

Nosotros, Europa; nosotros, los medios. Y ellos.

20140409-111721.jpg

“Estamos aquí para deconstruir la idea de Europa, para reconsiderar la imagen que tenemos de las migraciones a través de los medios de comunicación”. Lo dice Rubén Díaz esta mañana de primavera sevillana y lo escuchamos los más de 40 expertos, periodistas y activistas que han venido desde diferentes países para participar en el 16 Festival Zemos98, que este año está dedicado Europa y sus fronteras mediáticas, culturales y geográficas.

Nos encerraremos cada mañana para pensar cómo estamos construyendo, desde los medios, una sociedad en tensión contra el invasor.

En eldiario.es y Desalambre estamos haciendo una cobertura especial de este encuentro, una oportunidad única de deshacerse de los formatos reincidentes y vacíos de encarar el asunto, incluso cuando se intenta hacer con buena voluntad. Ahora tan de actualidad tras las muertes en Ceuta y Melilla, que por otra parte llevan sucediéndose más de una década, conviene revisarse.

“No es que no haya un debate sobre fronteras, es que el debate debe afrontarse desde otros puntos de vista”, está diciendo Rubén Díaz mientras se escriben estas líneas.

Dentro del programa del festival se presenta un libro, ‘Remixing Europe’, editado por la European Culture Fundation, que analiza la forma en que los medios hablamos de los migrantes. Participo con uno de los capítulos, hablando de cómo hubo un tiempo en que la comunidad ecuatoriana en Madrid nos avisó de un problema, los desahucios, que luego afectarían a los demás. Fue entonces cuando se convirtió en una preocupación social, sin nacionalidades.

remixing-front-cover_1_-a9f00

Share

Edificio España: de icono olímpico a ganga para China

Captura de pantalla 2014-03-19 a la(s) 19.37.13

Este fue uno de los vídeos que la candidatura olímpica de Madrid 2020 llevó a Buenos Aires para convencer al mundo y al COI de que los Juegos Olímpicos debían celebrarse la ciudad.

El protagonista arquitectónico del vídeo es el Edificio España, situado en el centro de Madrid, que se presenta simbólicamente como telón de fondo de una fusión internacional de culturas y pasiones deportivas. ”Estamos preparados para el futuro”, se frasea sobre la música. Del Edificio España surgen deportistas con banderas de varios países y su fachada hace de pantalla sobre la que se proyectan los sueños de miles de personas también muy abanderadas.

Resulta que Madrid se despertó del sueño olímpico, café mediante. Y resulta que ese edificio es propiedad del Banco Santander. Y que todo ese símbolo y telón de fondo está vacío. No hay nada dentro. Resulta que además es un buen ejemplo de especulación inmobiliaria, como retrata un documental que ha sido vetado por orden precisamente del banco y que ayer por fin pudimos ver.

Y resulta que el Banco Santander, una vez roto el sueño olímpico, acaba de cerrar la venta del edificio a uno de los empresarios chinos más importantes. Recibirá un 33% menos del dinero por el que lo compró. Y resulta que el intermediario de la venta ha sido el presidente de la Comunidad de Madrid, una de las administraciones que impulsó la candidatura y el vídeo.

“Estamos preparados para el futuro”.

Share

Conclusiones del Encuentro de periodismo como herramienta de denuncia universal

13112620043_cf28e1fb39_b

Conclusiones y recomendaciones del encuentro “El periodismo como herramienta de denuncia universal” celebrado en Huesca los días 10 y 11 de marzo de 2014, en el que participé junto a responsables de responsables de medios latinoamericanos de investigación y reportaje social, como El Faro, La Silla Vacía, La Prensa, Plaza Pública, Anfibia, Animal Político, etc.

Estas conclusiones han sido suscritas por todos los participantes del encuentroorganizado por Oxfam Intermón y la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano:

Ese periodismo de servicio público, que pone en el centro a los ciudadanos por encima de los intereses de los poderes políticos y económicos, que se acerca a los problemas de los más vulnerables, que sortea las presiones y dificultades económicas, que utiliza las mejores herramientas del periodismo clásico y también aprovecha a fondo los nuevos recursos de la tecnología par dar más potencia y universalizar sus mensajes. Y que para lograrlo tiene hoy nuevos retos, pero también muchas oportunidades:

  • Luchar contra la corrupción transparente, la menos evidente pero más poderosa. Bucear en los universos paralelos del poder. Poner el punto de mira no sólo en personas y empresas, también fijarse en los problemas sistémicos de las sociedades.
  • Encontrar fórmulas de financiación de las investigaciones periodísticas que no dependan exclusivamente de la publicidad, un ingreso hoy de fácil manipulación por parte de los poderes económicos y políticos. Buscar nuevos caminos a través de una investigación sistemática para lograr organizaciones periodísticas eficientes y sostenibles.
  • Utilizar el periodismo de datos como una fuente poderosa de historias relevantes. Profundizando en su uso, colaborando con desarrolladores y visualizadores para obtener todo su potencial y acercarlo de una manera útil a las audiencias.
  • Organizar un sistema que permita compartir las historias o experiencias de éxito para que puedan ser aprovechadas por cualquier medio.
  • Buscar nuevas audiencias a través de la creación de formatos atractivos basados en las habilidades tecnológicas y en el uso intensivo de las estrategias de viralización de la información.
  • Fomentar una participación activa de los ciudadanos y establecer una conversación creativa que alimente y mejore el trabajo periodístico.
  • Impulsar la creación de laboratorios de estudio y experimentación en colaboración con universidades en los que se analicen experiencias y se proyecten herramientas útiles para que el periodismo comprometido llegue a las audiencias crecientes que acceden a la información a través de los nuevos dispositivos móviles.
  • Fortalecer todos los mecanismos que ayuden a proteger a los periodistas que trabajan en zonas de riesgo y que sufren constantes amenazas que no solo ponen en peligro su independencia, también en muchos casos su propia vida.

En definitiva, todas estas propuestas cobran sentido si el trabajo periodístico, sin perder su mirada crítica, logra su objetivo, informar con calidad, estar del lado de las víctimas y ayudar a transformar su realidad.

Más en El momento del método para blindar el periodismo social

 

Share

Periodismo Oxímoron

Captura de pantalla 2014-03-10 a la(s) 15.51.14

Estoy en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Este año vengo, como periodista y como cofundador de eldiario.es, a un encuentro entre medios latinoamericanos y españoles centrados en el periodismo social, de investigación y narrativa. Aquí están El Faro de El Salvador, La Silla Vacía de Colombia, La Prensa de Panamá, la revista Anfibia de Argentina, Animal Político… Palabras mayores. Proyectos que tienen mucho que enseñarnos y con los que tenemos mucho que compartir.

Vine por primera a este congreso en 2007. Era la primera vez que daba una charla y me estrené con hora y media de exposición que me había preparado durante días. Redes sociales, blogs, contenidos digitales, principios éticos para los nuevos medios, primeras experiencias. Muy nervioso. Tenía 24 años.

Luego he vuelto, casi siempre que he podido o más bien cuando he tenido una excusa para poder venir: la fundación y primeros años de Periodismo Humano, unas veces, o para despedirme de la veintena, la última vez, hace dos años.

El concepto propuesto para el debate de esta parte del Congreso es #PeriodismoComprometido. Y es inevitable (deben estar muy hartos en Oxfam Intermón, organizadora junto a la Fundación García Márquez de Nuevo Periodismo, de que se repita siempre) que surja el comentario: “no me gusta hablar de periodismo comprometido porque es como un oxímoron: todo el periodismo es comprometido y si no lo es, no es periodismo”.

Lo vivimos en la fundación de Periodismo Humano. Cuando se nos ocurrió el nombre – lo encontró Lydia después de meses desesperados buscando uno que, ademas de ser bueno, tuviera el dominio libre – sabíamos que nos lo iban a soltar de vez en cuando: “¿qué, que hay algún periodismo que no sea humano? ¿lo contrario de periodismo humano qué es, periodismo robot?”. Y ocurría, claro; tenía su gracia, la verdad.

Y, a pesar de todo, fuera de los círculos profesionalizados el nombre prendió: estaba claro lo que queríamos decir. Estaba claro que hay una diferencia entre el rumbo del periodismo puramente comercial, que solo existe para existir, que se confunde entre formatos de entretenimiento o influencia privada, y el horizonte que propone el apellido. ¿Que el compromiso se sobreentiende y que es con los lectores? Sí. ¿Que lo humano también es lo terrible?, pues sí. ¿Que no es incompatible con el error, con la mentira, con la negligencia? Pues también, la verdad. El compromiso no nos libra, casi que nos lo hace todo más difícil.

El adjetivo es visto como un defecto en la prosa periodística. Pero miro a la gente que tengo alrededor y sé que compartimos algo más que el oficio, que hay un interés común. Humano, comprometido, social, independiente, a pesar de todo… hemos llegado al punto en que el periodismo necesita adjetivos, adverbios, un marco de interpretación, foco. Aunque sea una imperfección, aunque sea ceder terreno, aunque sea redundante. Porque a veces lo rompedor es reivindicar lo básico y hay que señalarlo con las palabras más específicas que sepamos.

Así que sí, que viva el Periodismo Oxímoron.

Share