Willy Meyer abdica

IU-preocupada-vandalicos-avances-policiales_EDIIMA20140601_0098_1

Willy Meyer parecía eterno y se ha ido así como se van las figuras que parecen eternas: en 24 horas. Su fondo de pensiones privado, ofrecido por el Parlamento Europeo y gestionado por una Sicav en Luxemburgo, ha sido su puntilla. Da igual que se trate de un servicio generalizado para todos los eurodiputados que quisieran. Meyer lo hizo, Infolibre lo ha desvelado y ahora Meyer dice que no sabía que tuviera relaciones con una Sicav, pero que para dar ejemplo se va.

‘IU’, ‘privado’, ‘Sicav’ y ‘Luxemburgo’ son cuatro palabras que juntas arden. Pero no, en realidad Willy Meyer no se ha ido porque tenga unos euros en un fondo de pensiones privado, algo que es habitual, muy habitual. Tanto que los diputados de Izquierda Unida en el congreso español tenían uno hasta que a principio de esta legislatura los nuevos optaron por renunciar. Llamazares, que ya tenía el fondo contraído de legislaturas anteriores como el resto de diputados, después de resistirse durante unas horas, aceptó y renunció a seguir aportando dinero a ese plan. La existencia de aquel debate, de aquellas tensiones que en realidad hablaban de los nuevos juegos de poder dentro del grupo parlamentario, llegó a oídos de Meyer. Seguro. Porque además, hasta hoy, también era parte de la dirección federal. Que en ese momento Meyer no revisara también cuál era la naturaleza de su fondo de pensiones es increíble. La polémica es real, fundamentada. Un test de coherencia o disciplina que sale negativo. Es relevante. Como es relevante que su reacción sea asumir su responsabilidad e irse.

Pero no, Willy Meyer no se va por eso.

Se va porque dentro de Izquierda Unida estaban, muchos, deseando echarle. Porque su figura en lo alto de la lista electoral era símbolo, para una generación impulsada por un clima político nuevo, del cierre exasperante de la cúpula de una organización a la que le valía con lo que decían las encuestas. Willy Meyer se presentó por tercera vez consecutiva a las elecciones europeas; a la tercera, su grado de conocimiento entre los ciudadanos españoles era del 32%. Después de ser el candidato de IU que más veces ha repetido en unas elecciones de convocatoria estatal (más que Llamazares, más que Julio Anguita), solo uno de cada tres ciudadanos le conoce.

Apareció el Chapulín Colorado y en IU no contaban con su astucia. Los resultados de Podemos reventaron el catenaccio de Meyer y Cayo Lara, que pensaban que ganarían jugando a empatar. Y ahí se acabó la paciencia de los que piensan que la propia existencia de IU corre peligro.

Meyer no se ha ido entre ataques de incoherencia desde la derecha mediática o de políticos de otros partidos, que de hecho asisten un poco anonadados a la caída del eurodiputado por un asunto tan poco importante para ellos, tan habitual para tantos ciudadanos con fondos de pensiones o hipotecas. Se va entre críticas desde dentro por hacer la vista gorda sobre sus propios pasos mientras atravesaba una línea roja que otros compañeros habían trazado. Han sido dirigentes, militantes de base, simpatizantes o exvotantes de IU los que, a los pocos minutos de que empezara a circular la existencia del fondo privado de pensiones de Meyer, han exigido que se fuera.

Y hasta aquí llegó. Como llegó el rey. Como llegó Rubalcaba.

Share

¿De quién es esa valla? ¿De quién esos policías?

frontera-melilla_EDIIMA20140616_0184_13

Adivina quién va a tener la culpa cuando se produzcan muertos o heridos en la valla de concertinas que Marruecos está instalando a unos metros de la valla de Melilla, en territorio marroquí. El Gobierno español dirá, como dice cuando se conocen los casos de víctimas que tratan de llegar a la valla pero que desaparecen misteriosamente, que eso son cosas de Marruecos. Jugarán al truco de las manos limpias: la policía marroquí se las ensucia por nosotros para que España pueda decir “nosotros no tenemos la culpa” y “Marruecos se ha hecho cargo”.

No se sujeta. El argumento no se sujeta. ¿Para qué va Marruecos a colocar cientos de policías antes de una frontera de salida, si precisamente está deseando deshacerse de todos los subsaharianos que están en su territorio sin papeles? ¿Con qué interés querría Marruecos impedir que sigan su camino? ¿Para qué instalar unas vallas con cuchillas, añadidas a las que ya tiene España, que mantengan “el problema” en su país?

Aunque el uniforme sea marroquí y en la nueva valla ondee la bandera marroquí, son en realidad fuerzas y dispositivos que sirven directamente a España y a Europa. Están ahí para trabajar por “nosotros”. No hay otra razón que no sea la de defender la frontera para que no tengamos que defenderlas con nuestras propias fuerzas y banderas. Por pura cuestión estética y también legal: mejor que violen los derechos humanos por nosotros, que hacerlo uno directamente siempre trae más problemas.

Marruecos es nuestro mercenario, y recibe buena recompensa. A cambio de controlar por nosotros el flujo de inmigración – también nos echa una mano en otras cuestiones que para nuestro Gobierno entran en el mismo saco: terrorismo o narcotráfico – la diplomacia española se emplea a fondo por mantener contento al rey Mohamed VI. Precisamente hoy, el ministro de Exteriores español está firmando un acuerdo de Cooperación con Marruecos; las ONG españolas se quejan desde hace ya lustros de que los fondos españoles que deberían ir a erradicar la pobreza del magreb están siendo utilizados para financiar aquello que la monarquía marroquí señala.

A pesar de los euros que van a Marruecos, uno no encuentra a la Agencia de Cooperación Española en los montes del Gurugú o tras las tapias de la Universidad de Nador donde duermen cientos o en el desierto de la frontera con Argelia donde la gendarmería los abandona a su suerte. Solo se ven a organizaciones sociales independientes y observadores internacionales que resisten entre los acosto oficial marroquí hasta que ya no pueden más y tiene que venir otro a hacer su trabajo. Con los periodistas pasa igual.

Al final de todo, queda dibujada una pirueta: España utilizando los fondos de Cooperación Exterior como contrapartida para la subcontratación de fronteras, cosa que a su vez emborrona las responsabilidades y facilita la violación de derechos humanos.

Más fotos de José Palazón en la nueva valla de Marruecos junto a la de Melilla

Share

Así está funcionando Filtrala.org; así se ha publicado la negociación europea del tratado con EEUU

TTIP-Comision-Servicios-Inversion-UE_EDIIMA20140613_0292_13

Este viernes hemos publicado en eldiario.es la primera gran filtración que sale de la colaboración con la plataforma de comunicaciones seguras entre ciudadanos y periodistas filtrala.org. Se trata de documentación confidencial sobre las negociaciones europeas para el Tratado de Libre Comercio con EEUU, que afecta directamente a la prestación de servicios públicos en Europa.

¿Cómo funciona nuestro trabajo con Filtrala? Esta herramienta tecnológica para el envío seguro de documentación nació en abril. Desde entonces, cada semana los periodistas de eldiario.es, Diagonal, La Marea y Mongolia – medios también colaboradores de Filtrala.org – hemos mantenido reuniones para ir analizando la documentación que iba llegando a través de la plataforma. El proceso es, a veces, tedioso o farragoso por varias razones.

Primero, porque la cultura del whistleblowing (del chivatazo, digamos) no está aún instaurada en España. En otros países, como por ejemplo Bélgica o Reino Unido, está regulado el derecho que tienen trabajadores de empresas o del estado de saltarse las normas internas de confidencialidad ante algún hecho o documento que sea flagrantemente de interés para el correcto funcionamiento de la democracia. En España estamos a años luz de eso y tampoco el hábito está instaurado: nos movemos más entre rumores que acaban siendo pistas o negociaciones con fuentes interesadas que también son agentes de actualidad.

En ese contexto, parte de lo que ha llegado a filtrala.org no ha sido algo diferente a lo que podría recibir cualquier periodista por correo electrónico, incluidos notas de prensa o relatos personales de denuncia sin soporte documental. De hecho, hay documentos firmados por el remitente, cuando la esencia misma de un buzón seguro es el anonimato de la fuente. Todos esos mensajes no relevantes se desechan periodísticamente (aunque cada uno tiene su criterio) y luego el equipo de filtrala.org aplica sus propios criterios para liberar la documentación.

Pero también han llegado ya documentos útiles y relevantes. En los últimos días hemos publicado algunas piezas que tenían como referencia o incluían la información recibida en filtrala.org. Por ejemplo este reportaje sobre la venta de patrimonio público para ahorrase el mantenimiento de edificios o esta noticia sobre el gasto de la Comunidad Valenciana en Marina D’Or justo antes de declarar suspensión de pagos. En todos constan enlaces a los documentos completos ya liberados por la asociación Associated Whistleblowing Press, la que está detrás de filtrala.org.

En este caso, en el del documento que publicamos hoy junto a un análisis técnico y social de su contenido, el material que nos ha llegado es exactamente del tipo para el que está pensada la herramienta. Se trata de una documentación oficial, confidencial, que ha pasado por las manos de alguien que, sin más que añadir porque habla por sí sola, ha decidido remitirla a varios medios digitales para que se hiciera pública. El trabajo en cada redacción (verificación, coordinación, maquetación, análisis, redacción…) ha sido a contrarreloj para poder hacer público el documento justo en el día en el que se cierra el plazo que establece la Comisión Europea para recibir respuestas al borrador.

Formar parte de un grupo de medios que no trabaja desde la competencia sino desde la cooperación y la complementariedad; participar en reuniones donde nos ayudamos para que cada uno saque lo mejor de lo que pueda dar, desde la independencia; publicar una exclusiva internacional que puede servir además a la defensa más informada de los servicios públicos contra el ahogo comercial de las políticas sociales; hacerlo gracias a la participación ciudadana y la tecnología. Se parece mucho a lo que pensamos que será el futuro.

Actualización: El Financial Times se ha hecho eco de la documentación que publicamos en eldiario.es

Share

Una tarde republicana

Crónica: Miles de personas piden la palabra tras la abdicación del rey

20140606-122414.jpg

Manifestación por un referéndum sobre la monarquía – Puerta del Sol. 2 de junio de 2014. (Juan Luis Sánchez)

20140606-122402.jpg

Sergio Ramos haciéndose un Paz Vega – Puerta del Sol. 2 de junio de 2014. (Juan Luis Sánchez)

20140606-122332.jpg

Manifestación por un referéndum sobre la monarquía – Puerta del Sol. 2 de junio de 2014. (Juan Luis Sánchez)

 

Share

FOTO: El rey león

El coche de los nuevos reyes a su paso por Gran Vía camino del Congreso de los Diputados durante los actos de proclamación de Felipe VI

El coche de los nuevos reyes a su paso por Gran Vía camino del Congreso de los Diputados durante los actos de proclamación de Felipe VI / Juan Luis Sánchez

Foto tomada desde la redacción de eldiario.es, en Gran Vía, donde llevamos días pensando en el momento en el que el coche pasara por ahí, justo por ahí.

La imagen es en realidad un fotograma de este vídeo:

Actualización: Aquí la foto cuando han pasado de vuelta, camino del Palacio Real.

20140619-140829.jpg

Y aquí el vídeo:

Resumiendo, en un tuit:

Share

Un mapa para explorar qué se puede grabar con un drone

Captura de pantalla 2014-06-16 12.28.44

TravelByDrone.com es un mapa colaborativo para añadir y ver vídeos hechos con drones por todo el mundo. Es interesante y entretendio; pero también es relevante ya que estamos justo ahora viendo avances regulatorios en todo el mundo para limitar el uso de estos pequeños helicópteros teledirigibles con cámara incorporada. En España, el Gobierno acaba de impulsar la norma que no nos dejará usar drones en espacios públicos, como la mayoría de los que aparecen en estos vídeos, soin autorización oficial. Lo consideran una vulneración del espacio aéreo. La calle es tuya, puedes grabar; pero el aire sobre ella, no. La libertad para poner en el aire pequeñas cámaras dirigibles abriría posibilidades para las que nuestra forma de vivir, de construir edificios o de preservar nuestra intimidad cambiarían por completo. Un debate para largo.

En la web hay vídeos como este de planos cenitales de Madrid

O este que sobrevuela las calles de una ciudad polaca.

Gorro, botas camperas y acento sureño. Rumbo a los ranchos de Texas.

El que no está en el mapa es esta grabación de las protestas ciudadanas en Sao Paulo (Brasil)

Tampoco esta visión espectacular de las cataratas del Niágara

Pero como la herramienta permite enviar nuevos vídeos que se encuentren por ahí, así que los he remitido. Ahora el equipo editor del mapa revisará el vídeo y se añadirá.

Share

El problema de los españoles con el inglés, en un mapa

No es una leyenda urbana. Los españoles hablan muy mal inglés. En cualquier reunión de políticos, de empresarios, de activistas, de académicos, el resto de asistentes ven un gran cartelón sobre la frente de los españoles : “you know, I’m Spanish; prepare your ears and focus”. O “LOSER”, directamente.

Este mapa de cómo hablan inglés los europeos, con información de un documento oficial de la UE (pdf), lo dibuja y le pone datos: el porcentaje de españoles que son capaces de mantener una conversación en inglés no llega ni al 25%. Es el peor dato europeo solo empeorado por el nivel de inglés de los húngaros.

english-eu

Mapa de Jakubmarian.com | Datos del 2012 Eurobarometer report | via Vox.com

Una derivada interesante de estos datos, como se apunta en Vox.com, es que en Dinamarca o en Suecia se habla casi el mismo nivel de inglés que en Estados Unidos. La inmigración en Estados Unidos o la existencia de comunidades más o menos cerradas de varias generaciones donde se habla español o chino, por ejemplo, hace que el porcentaje de personas que se manejan con fluidez en inglés no llegue ni al 95% de Reino Unido, por ejemplo.

Share

A pesar de todo

Captura de pantalla 2014-05-29 10.32.15

El lema de eldiario.es es ‘periodismo a pesar de todo’. A pesar de la crisis, a pesar de las decepciones, a pesar de la precariedad, a pesar de que nos da vergüenza cómo a veces se usa para fines contrarios a los que se le supone, a pesar de lo difícil que es sostenerse independiente, sostenerse social. Periodismo, también, a pesar del periodismo.

El lema salió, como salen estas cosas, anotando frases inconexas en un papel arrugado. Se quedó, al principio provisionalmente, y luego para un rato; de hecho, cuando hicimos el diseño tecnológico nos reservamos un capricho: poder editar el texto que aparece junto al logo para cambiar de lema en función de actualidad. “Un medio pequeñito”, podríamos haber escrito aquella noche que Marhuenda nos definió así en televisión. Pero no; “Periodismo a pesar de todo” escribimos el primer día y ahí se quedó.

Ha resultado una frase con cierto encanto, los amigos y conocidos nos la mencionan a menudo. Varios compañeros de redacción jugamos con ella en nuestra bio de Twitter o para hacer bromas internas. Funciona.

Y de pronto una noche estás con la tele puesta y ves esto: un anuncio protagonizado por un joven periodista que utiliza las redes, Internet, el móvil para contar lo que alguien no quiere que se sepa; que huye de alguien que intenta que no se publique. Que lo consigue gracias a la tecnología, que le permite ser más independiente, que le da voz en el mundo de las grandes cosas aunque sólo sea un chaval con sudadera y vaqueros. Digamos que puede ser un buen resumen simplificado de muchos compañeros hemos hecho en eldiario.es y otros medios, el retrato desde fuera de una generación de periodistas que, aunque hemos hecho algunas otras cosas, se nos ha visto más por contar lo que ocurría en la calle desde la calle y gracias a la tecnología.

Pero la guinda, lo que me arquea las cejas, es la locución del anuncio de Vodafone: “A pesar de todo, es un buen momento para ser periodista”.

‘A pesar de todo, es un buen momento para ser periodista’. ‘Periodismo a pesar de todo’.

Sé que la lectura crítica va sobre la capacidad todopoderosa de la publicidad para captar esencias de otros y convertirlas en marketing puramente comercial. Hemos hablado por aquí de algunos ejemplos.

Pero oye, hoy me conformaré con disfrutar del asombro de ver que Vodafone ha hecho el anuncio que deberíamos haber hecho en eldiario.es. Porque la cosa es que el anuncio me gusta. Qué listos son estos publicistas.

Share

10 cosas sobre democracia que nos dicen unos vídeos que los nuevos eurodiputados deberían ver

Pongamos un vídeo, que en realidad son 10. Se trata de los ganadores del concurso Radical Democracy (disclaimer: he formado parte del jurado) y van sobre democracia. Sobre cómo entendemos que funciona la democracia europea.

Dale a pantalla completa. Échate un rato hacia atrás.


Si vemos los vídeos uno a uno, cada uno cuenta una historia. Si los vemos juntos, estos y otros 20 que participaban en la final del Radical Democracy Video Call, podremos ver que hablan de nosotros. De qué imágenes y palabras elige parte de la juventud europea para explicarse.

En estos vídeos se ven muchas cosas; entre ellas estas 10:

1. Los políticos han desconectado

La mayoría de las piezas más destacadas no hablan de actualidad sino de sistema. No hay referencias a temas concretos que ocupen grandes titulares en los países de cada uno; los autores españoles no hablan de aborto; los turcos no tratan de explicar por qué temen que se haya restringido la venta de alcohol como si fuera el principio de algo más; los ingleses no se enzarzan en si son más o menos europeos.

Los vídeos hablan de un problema mayor: la desconexión entre representantes y representados. No importa para qué tema: la democracia de hoy no está preparada para recibir órdenes de sus ciudadanos. Hay un cortocircuito.

Esa brecha se representa en varios vídeos muy críticos con los políticos como un todo, como ‘una casta’, sin dejar huecos a matices o excepciones; en esos vídeos, no hay unos políticos malos (los que mandan) y unos buenos (los que no mandan). Son todos parte de un sistema que no funciona.

En el caso de ‘Boxer’, el más explícito, básicamente lo que se dice es: un perro tiene las mismas cualidades que un candidato electoral para cumplir con nuestra voluntad y resolver nuestros problemas.

Los animales dan mucho juego, desde Orwell; aquí, los políticos son patos.

Este desacople entre gente e instituciones se expresa también muy claramente en (S)laughter con una idea muy sencilla: poner en boca de ciudadanos de a pie frases pronunciadas por sus representantes.

Hay otros vídeos que trabajan en esa línea, como el satírico spot electoral del Partido Contra los Ciudadanos, una parodia sobre las promesas electorales.

2. Los medios de comunicación son cómplices

Ay, los medios.

Hay varias referencias a los medios de comunicación no como cómplices de la ciudadanía sino como un blindaje cultural de ese poder poco concreto que ha secuestrado nuestra democracia y la mece en su regazo. Los grandes medios de comunicación son la nana que hacen la criatura democrática quede entre dormida acomodada en ese regazo, que marca el ritmo de la canción.

El caso más explícito es el de quizá el vídeo más espectacular de todos: ‘Tornistán’. Dibuja el contraste entre lo que sucedía en la calle durante las revueltas en el Parque Gezi de Estambul y lo que salía por la televisión en esos momentos. Todos los hechos representados son reales: aquella noche de gases y heridos – luego muertos – en la tele estaban echando un documental de pingüinos, mientras la señal en directo sí estaba en cadenas internacionales.

En una sociedad de grandes corporaciones de la comunicaciones con intereses comerciales de todo tipo, la democracia se define por aquellos mismos que la ponen en peligro. Esa idea subyace en este vídeo que usa archivo y remix (y no es el único en hacerlo), Democracy.

Llama la atención entre tanto escepticismo ante el mecanismo electoral un vídeo: Don’t vote under 25! Se trata de un juego de psicología inversa para pedirle a la gente joven que vaya a votar para solucionar sus problemas.

3. Las redes nos permiten soñar, pero cuidado con las pesadillas

También Tornistán es el ejemplo más claro de qué amanece como la contraposición a la falta de confianza en esas instituciones que también son los medios de comunicación. La red.

La red rompe la censura. La red exige a los medios y a los políticos que cuenten la verdad; e identifican las mentiras. La red devuelve las ideas mediáticas al espacio común de conversaciones, donde son debatidas y enriquecidas.

Pero ojo: la tecnología tomando nuestras vidas puede también producir pesadillas, como la que se presenta en Welcome To Oxmouth, una ‘Smart City’ distópica que vampiriza a sus ciudadanos para el beneficio de los de siempre. La interactividad como esclavitud; el Big Data como materia prima del control social y la ingeniería social. El progreso como enemigo.

4. Esta generación tiene su propio lenguaje; dejadnos innovar

Esa confrontación con una democracia insuficiente con la que sus vigilantes, los periodistas, han sido benevolentes, contrastada con una nuevo espacio de acción individual y colectiva, Internet, produce nuevas narrativas políticas.

En los vídeos finalistas de la convocatoria no hay apenas iconografía política clásica. No predominan los puños en alto, de un lado, ni las demonizaciones directas al comunismo del otro; no son vídeos contra Erdogan, o Rajoy, o ningún comisario europeo. Hasta el vídeo finalista italiano, Italia 2030, juega con Berlusconi como una anécdota histórica dentro de un proceso mucho más global de banalización de la política y recorte de libertades.

En vídeos como este mismo de Italia vemos una referencia al programa de televisión Gran Hermano. No es la única; hay dos más entre los 30 finalistas. La publicidad es fuente constante de inspiración. La televisión como distorsión y fábrica de pesadillas. Máscaras de Anonymous.

Sí hay excepciones en cuanto a la concreción ideológica. El más claro es que de la española @filosofafrivola, un vídeo explícitamente feminista (el único entre los finalistas).

Un caso muy interesante en el que detenerse es el de #OcupaElDinero, del colectivo español Terrorismo de Autor, que es una acción activista en sí misma, real: varias personas con caretas ingresan en el banco billetes con mensajes políticos escritos.

Estos mensajes, que pasan a estar en el sistema bancario y cabe pensar que pasando de mano en mano y de cartera en cartera, recogen citas de personajes históricos (los de las caretas) como Mao Tse Tung o Karl Marx o Ghandi.

Pero, a la vez, la carga de identidad política del vídeo se reorienta con otros invitados más contemporáneos, como el caso del mítico Ecce Homo de Borja, convertido en obra maestra involuntaria de la remezcla y la sociedad en red.

5. Ya, y esto ¿cómo lo arreglamos?

Hay pocos vídeos entre los finalistas que apuesten por alternativas políticas concretas a gran escala. Hay abundancia en la diagnosis; hay escasez en el tratamiento.

En las producciones audiovisuales mediactivistas o periodísticas que se han publicado al calor de las grandes movilizaciones de los últimos años suelen estar presentes dos elementos: la construcción del mito de la política en red y la recuperación del mito de las asambleas.

De la parte digital de esa política en red ya hemos hablado. Hay una parte analógica, la de la potencia de la autonomía del activismo político. En los vídeos no se transmite la sensación de que sería necesario un gran partido o plataforma que tumbara todos los defectos y cortara todas las ataduras de esta democracia, pero sí hay abundancia de pequeños dispositivos con mensajes incisivos, que a través de la difusión generan impacto cultural, social, político.

Ejemplo 1. El más claro. #OccupyTheMoney, ya lo hemos desgranado. Qué pena que no apuntaran los códigos de los billetes, porque ahora los estaríamos rastreando en EuroBillTracker.com

Ejemplo 2. ‘The Scale of The Balance’. Muestra una iniciativa individual, una acampada, que deriva en una red de  apoyo mutuo donde no aparece ninguna institución sindical referenciada, y que tumba al poder establecido no con sus mismas herramientas de poder sino a través de la deslegitimación.

Ejemplo 3. Un hackeo visionario del tranvía de Estambul

Aunque este es el tipo de referencias que más abundan, hay también referencias a fórmulas más clásicas. La más claras son ‘Hope Area #2’, que ya desde el título impulsa una visión idealizada de las asambleas que se montaron en París como eco de las movilizaciones del 15M en España y Occupy Wall Street, y sobre todo este ‘Radical Democracy in Practice’:

6. Sin violencia a pesar de la violencia

Hay una violencia representada con formas sofisticadas e institucionales, la que vampiriza ciudadanos en Welcome to Oxmouth o la que mete cabezas en bolsas de la compra. La de las fronteras. La policial. También la que descuartiza animales en la carnicería de ‘Le complexe de la viande’.

Está menos representada, sin embargo, la violencia como respuesta o apuesta de los que protestan. Solo aparece directamente en uno de los vídeos de entre los 30 finalistas, It’s a Riot.

7. La ciudad es el lugar de la política global

La ciudad es el espacio de la geopolítica. El urbanismo el es el escenario de la tensión y la violencia; de la tiranía y de la salvación. De la frustración y el alivio.

Desde los árboles del Parque Gezi de Estambul hasta la acampada en la zona moderna de Paris; desde el tranvía de la calle Ikstalal hasta los cajeros automáticos de una calle de Madrid; desde una fábrica a las afueras de Belgrado a una mezquita en Bosnia. Los lugares son importantes; los vídeos están atados a una geografía para poder contar su historia global. Y en el imaginario del que los ve está la Puerta del Sol de Madrid, los transportes de Sao Paulo, el Taksim de El Cairo o el Gamonal de Burgos.

8. ¡Bajad los impuestos! ¡No, subidlos!

Una cosa es lo que explícitamente nos dicen los vídeos y otra cosa es las ideas que subyacen, intencionadamente o no. Y esas ideas son variadas. No hay una hegemonía ideológica en la convocatoria, aunque predominen valores liberales.

El vídeo Boxer dice que los impuestos son malos y probablemente muchos de los personajes invitados a #OccupyTheMoney, por ejemplo, sugerirían una subida de impuestos a las clases más pudientes.

El vídeo Koit from Lauküla, preciosa estampa de una Europa rural y remota, da voz a argumentos euroescépticos, nacionalistas y un poco xenófobos, aunque en a boca de esta mujer parecen como un canto al hastío más que al rechazo.

Hay otros ejemplos, en cambio, que defienden una Europa social interrelacionada.

9. Así es el mapa de los héroes vulnerables

Entre los 30 vídeos más importantes sobre democracia en Europa de esta convocatoria hay hasta 5 que tienen como un elemento central la historia de una migración. El dibujo de un mapa europeo con fronteras políticas, las oficiales, y las fronteras de la empatía, que nos hace compartir problemas con una checa que viaja a Reino Unido o con un birmano que viaja a España.

El corto documental que cuenta la experiencia de Kumara es, además, una extraordinaria pregunta sobre la libertad.

10. ¿Qué pasaría si estos vídeos conversaran entre sí?

Así, sin quererlo, estos 30 vídeos — y podríamos ratificar este análisis con los más de 200 que se han presentado a la convocatoria — ponen una conversación encima de la mesa del Parlamento Europeo para esta próxima legislatura: la tantas veces cacareada y nunca acometida refundación de la democracia. Para protegerla. Ya que todo el mundo asume que las instituciones europeas deben ser más democráticas, que tiene trabajo por delante, digamos que tienen la oportunidad de innovar y no solo de copiar lo que ya existe para salvar la papeleta.

Si estos 30 creadores, cada uno desde su isla desierta, han izado banderas con cierto parecido, imaginemos qué puede pasar si hubiera puentes entre esas islas. Si estuvieran en contacto. Si lo radical fuera, sencillamente, que hubiera conexiones en vez de cortocircuitos.

An English versión of this article is available here

 

Share