Pasando del banco, el banco lo montamos entre amigos

La idea es tan sencilla que descoloca: un pequeño grupo de personas se reúne periódicamente, pone una pequeña cantidad de dinero al mes y usa ese ‘bote’ para dar pequeños créditos a los miembros de ese mismo grupo, cuando lo necesiten. Los intereses se reparten entre todos.

Bárbara Cvitan es una chica croata de 28 años que lleva en Barcelona un par de años. Vino con una beca de intercambio laboral y se quedó. Está haciendo un máster de Desarrollo Internacional y trabaja en una empresa textil. No pasa penurias pero su mileurismo, como el de algunos de sus amigos españoles, la hace invisible para los bancos. A ella solo le prestarían dinero sus amigos. Y, de hecho, lo hacen.

Bábara ha formado con 13 personas más una Comunidad Autofinanciada (CAF), que forman generalmente entre 10 y 30 personas. “Nos reunimos una vez al mes”, nos dice Bárbara, “ponemos 10 euros en una caja y discutimos los créditos solicitados”. Gracias a esos créditos, pudo pagar la fianza del alquiler. La media de los préstamos es de unos 350 euros. Cada grupo decide el interés con el que se tiene que devolver, que en el caso del grupo de Bárbara es de un 1%. “El dinero de los intereses se reparte o nos vamos a cenar juntos”, confiesa entre risas. La media de beneficio anual es del 16%.

No está de más echarle un vistazo a este vídeo que presenta otros muchos casos de personas que se han unido a este “circuito alternativo a los bancos”.

Imagen de previsualización de YouTube

La idea la impulsa desde España un barcelonés, Jean-Claude Rodríguez-Ferrara, que ha fomentado la creación de más de 80 Comunidades Autofinanciadas (CAF) como la de Bárbara, también en Portugal o Senegal. La idea viene heredada de zonas de América Latina o África donde el préstamo es una herramienta social y no solo financiera. El trabajo de Rodríguez-Ferrara ha recibido el reconocimiento y la ayuda de la red de emprendedores sociales Ashoka, que lo ha destacado como una de las iniciativas internacionales más prometedoras de este año.

Hay necesidades más perentorias que otras, pero las CAF han dejado de ser un refugio solo para inmigrantes que son directamente invisibles para los bancos porque no tienen papeles, no tienen trabajo y por tanto ninguna entidad les querrá si quiera abrir una cuenta. Aunque el 85% de los miembros de las CAF son extranjeros, la dificultad general para conseguir un crédito está extendiendo esta práctica.

“Hay gente que gracias a esto pueden comprar libros para el colegio de los niños, o un frigorífico”, nos dice Bárbara. “De todas formas, tenemos un fondo de emergencia, que es un crédito que no hay que devolver. Imagina que se muere tu padre y eres de Senegal; tienes que ir al entierro y no tienes dinero. Para eso usamos el fondo de emergencia, que nos cuesta 5 euros al mes”. Las decisiones se toman en Asamblea.

Y un doble consejo: “El máximo recomendable para que esto funcione es 30 personas y lo mejor no es el dinero, sino las relaciones personales que se tejen. Esto te ayuda a integrarte, yo lo recomendaría plenamente”.

Para saber más y consultar el funcionamiento operativo de las CAF, consulta su web.

Share

9 comments

  1. Paco   •  

    Y que pasa si alguien no devuelve el dinero?

  2. Pingback: Pasando del banco, el banco lo montamos entre amigos

  3. Sacrílego   •  

    Es de suponer que la CAF se establezca como una asociación sin ánimo de lucro, gozando, pues, de personalidad jurídica. Al parecer, los beneficios que se obtienen son objeto de reinversión. Igualmente, el carácter de la Comunidad es puramente social, no especulativa. No obstante, es una mera presunción, pues me veo imposibilitado ahora mismo para encontrar el régimen legal de estas “CAF”.

    En el hipotético supuesto de una deuda a la Comunidad, ésta gozaría de todos los medios legales disponibles para perseguir al presunto deudor. Naturalmente, las cantidades que se manejan son tan irrisorias, que en la práctica sería muy infrecuente encontrarse con tales situaciones de impago.

  4. chus   •  

    Pues Paco, te quedas si él y no pasa nada porque allí no se va a ganar pasta.
    Lo que no quita que el moroso deba explicarse y si la explicación no convence pues se le expulsa y ya está. Para invertir, ya tienes la bolsa.

  5. Mª José   •  

    La necesidad hace la creatividad.
    Me parece interesantísimo.
    Así paso a paso iremos transformando esta sociedad…
    ¡Que tengan éxito!

    ¿Tienen algo en Castilla y León?

    Mis saludos para tod@s
    Mª José

  6. Javi Yomismo   •  

    Pues en Aragón también se está montando esta iniciativa y espero salga bien en la práctica, además la gente lo necesita y de paso fomentamos los valores solidarios y de ayuda mutua que tanto falta en esta sociedad donde se extinguen los buenos hábitos y la educación en valores que vamos perdiendo por el consumo y la dependencia con el estado. Ya de los bancos mejor no mencionarlos porque nos están manejando a su antojo.

  7. moirubio   •  

    Si todos sacáramos nuestro dinero de los bancos y lo metiéramos en iniciativas de este tipo o en bancos éticos como Fiaré o Triodos Bank, no nos veríamos con la crisis que tenemos ahora mismo encima.

    Los bancos son los culpables de la crisis y, al mismo tiempo, son los máximos beneficiarios puesto que han cobrado miles de millones por parte del Gobierno. Los trabajadores, que no tenemos culpa alguna de la crisis, somos quienes la estamos pagando.

    ¡Saquemos nuestro dinero de los bancos ya!

  8. Ricci   •  

    claro que sí! esta es una gran manera de hacer frente a la crisis y de hacer frente a los que la provocaron!

  9. María Serrano   •  

    Hola, me parece una idea tan fenomenal, que voy a intentar proponerla al grupo de personas al que pertenezco y por eso me haría falta que me enviarais, toda la información posible, como estatutos, en fin lo que podáis. Os lo agradecería, pues somos un grupo de ayuda sin animo de lucro y esta idea no la habíamos barajado. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>