Si necesitas cambiar las leyes para poder seguir haciendo algo, ese algo era ilegal

Captura de pantalla 2014-02-20 a la(s) 20.38.50

El Gobierno ha perdido el debate de la opinión pública tras las muertes de Ceuta. Lo ha hecho porque testimonios, testigos con cámaras y periodistas hemos cumplido con nuestro deber ético y profesional: poner en duda la versión oficial, como cualquier otra, y señalar el cúmulo de mentiras que nos ha regalado el Ministerio del Interior, desde su gran jefe hasta sus portavoces en Ceuta pasando por el director de la Guardia Civil.

Uno de los argumentos oficiales, una vez demostrado que mentían al decir que ningún inmigrante había entrado en aguas españolas ni mucho menos había pisado tierra, es que los que habían llegado a la playa de Ceuta no estaban jurídicamente en España porque la Guardia Civil había “retrotraído la frontera”. Que de esa manera, la devolución inmediata al otro lado – sin identificar, sin prestar atención sanitaria, sin garantías para el posible refugio político – era legal porque, aunque estuvieran en Ceuta, no estaban en España.

Bueno, esa mentira no nos la creímos. Y al final acabó no creyéndosela nadie. Tan es así, que el Ministerio ya ha anunciado cambios en la Ley de Extranjería para regular aspecto. Es una manera involuntaria de reconocer que lo que han estado haciendo durante más de 10 años es completamente contrario a la ley, porque necesitan cambiarla para poder hacerla una vez que la atención pública se ha fijado sobre ese agujero negro.

Para que no pudieran ser acusados de haber cometido una ilegalidad, o más bien para no reconocerlo, el Gobierno ha estado esgrimiendo otro papel: el acuerdo de 1992 entre España y Marruecos para las devoluciones de inmigrantes de terceros países. Pero no, no, tampoco ha colado: este mismo jueves contábamos que ese documento de ninguna manera permite la deportación sin identificar y sin ningún tipo de garantía para esas personas.

Unas horas después, conocemos que España y Marruecos van a firmar un nuevo acuerdo para amparar legalmente esta práctica ilegal también con un barniz de acuerdo internacional. Es decir: admiten que lo que han estado haciendo no tiene encaje, por mucho que hayan dicho, en el acuerdo anterior.

El Gobierno va a legalizar las devoluciones inmediatas. Y lo va a coronar con un tratado bilateral con Marruecos, que nunca da nada sin pedir algo a cambio. Todo para poder seguir expulsando personas por la frontera en cuestión de minutos, sin dar explicaciones, sin ni siquiera tomarles identifiación por si tuvieran, qué se yo, que ser llamados a testificar en un juicio contra, vamos a pensar en un ejemplo, mandos de la Guardia Civil.

Share

5 comments

  1. Pingback: Si necesitas cambiar las leyes para poder seguir haciendo algo, ese algo era ilegal

  2. Pingback: 21 de febrero de 2014, núm. 261-275 « Andalán.es

  3. ferpectamente   •  

    Y en esto, como en todo lo demás, si no les gusta, choca con su forma de actuar o es ilegal, lo modifican. La impotencia es terrible.

  4. pisabonito   •  

    Este video demuestra claramente que el ministro del interior mintió al decir que los emigrantes no pisaron suelo español, por tanto, debería dimitir pues ya ha perdido la credibilidad ante la nación, ahora lo quiere arreglar haciendo un tratado de devolución inmediata, me pregunto para qué los emigrantes no puedan decir como fueron trataron.

  5. Pingback: The Visitor | Común (e persoal)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>