Los tambores y la tecnología; "contra la pobreza, con todos los instrumentos"

Ndiawar, Pap y sus compañeros senegaleses del grupo Chapa Choly no estaban en la manifestación sólo para poner la nota de color. Su baile, su danza africana, ese Waka-Waka (éxito asegurado) y el colorido de sus pinturas y trajes es su forma de manifestar un discurso: “contra la pobreza se lucha con todos los instrumentos”, también con tambores y alegría.

En este otro vídeo nos lo explican ellos mismos:

Imagen de previsualización de YouTube

Hablamos con Ndiawar y Pap justo antes de que termine la manifestación que Alianza contra la Pobreza ha convocado este domingo en Madrid. Miles de personas con argumento demoledor: cómo no se le cae al ser humano la cara de vergüenza viendo cómo el 1% de la población maneja el 50% de la riqueza en el mundo; o cómo es posible que muera un niño cada 6 segundos víctima de su miseria; o cómo podemos estar hoy más lejos que ayer de solucionarlo; o cómo, o cómo, o cómo…

La tecnología propiciará “un cambio radical en la democracia dentro de muy pocos años”

De eso nos habla desde el otro lado de la pancarta que sostiene Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz y firmante del Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos, carta fundacional de periodismohumano. “Es una vergüenza lo que está pasando a escala internacional”, comenta Mayor Zaragoza rodeado de miles de ciudadanos, muchos miembros y representantes de organizaciones sociales. “Hemos dado la posibilidad a unas cuantas institucionaes financieras de que dirijan el mundo, y hay que acabar con ello rápidamente”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Fragmento de la entrevista con Mayor Zaragoza

La manifestación "Rebélate contra la pobreza" ha terminado en la Puerta del Sol de Madrid

El ex director de la Unesco es optimista y vaticina “dentro de muy pocos años un cambio muy radical”, dice. Las tecnologías hacen que “todos podamos expresarnos”, algo que provocará “un cambio radical en la democracia“, insiste, y en la participación ciudadana.

Share

"El Banco Santander tiene poder porque los ciudadanos están dormidos"

daleyharrissantander

Daley-Harris durante la entrevista tras su charla en la última edición del Campus Excelencia. Al fondo, el panel con los patrocinadores del evento.

Sam Daley-Harris lleva años haciendo algo que no tiene definición cómoda en español y que en inglés nos suena fatal: se dedica a hacer lobby. Es decir, a defender ante la sociedad y sus poderes una forma de ver las cosas o unas iniciativas concretas. Sam Daley-Harris hace lobby por la implantación de microcréditos como fórmula para luchar contra la pobreza. Con 30 años de experiencia como director de la organización activista Results, es casi un apóstol del mensaje de Muhammad Yunus, ganador del Nobel de la Paz por crear Grameen Bank, el primer banco sin ánimo de lucro dedicado a la microfinanciación de proyectos de personas que viven con menos de un euro al día.

No importa la pregunta que hagas, en todas las entrevistas Daley-Harris siempre se las arregla para contar la misma historia (y Google da fe de ello), aunque es de esas historias a las que no se le puede negar el gancho:

“Hace 20 años, alguien le preguntó a Mohhamad Yunus ¿cuál ha sido tu estrategia con Grameen Bank? Y él respondió “bueno, no he tenido ninguna estrategia; siempre he ido paso a paso. Pero al mirar atrás, me he dado cuenta de algo: cualquier cosa que hacían los bancos, yo hacía lo contrario. Si los bancos hacían prestamos a los ricos, yo a los pobres. Si los bancos prestan a los hombres, yo a las mujeres. Si ellos daban grandes créditos, yo pequeños. Si los bancos pedían avales, yo no pedía avales. Si tú tenías que desplazarte al banco, mi banco iba a los pueblos. Si el banco requería un montón de papeleo, mi papeleo era sencillo para analfabetos. Esa ha sido mi estragegia. Hacer lo contrario de lo que hicieran los bancos”

Ebenezer Scrooge se encuentra con la Ignorancia y la Miseria en Cuento de Navidad (Wikipedia)

Ebenezer Scrooge se encuentra con la "Ignorancia" y la "Miseria" en Cuento de Navidad (Wikipedia)

Los bancos. Esos omnipresentes centros de poder invisible. ¿Cómo exigir a los políticos que actúen si tienen las manos atadas por el poder financiero? ¿Cómo no desesperar si hasta el secretario general de Naciones Unidas se pone en huelga de hambre para llamar la atención?

“El poder no reside en Naciones Unidas. El poder está en China, en Francia, en Estados Unidos. Decir que Ban Ki Moon u Obama están fracasando en su trabajo es justo. Pero también sería justo decir que los ciudadanos están fracasando“, sentencia Daley-Harris.

Y pone un ejemplo: “cuando se dice que el 67% de la opinión pública quiere un acuerdo sólido sobre el cambio climático no es porque la gente vaya manifestándose sino porque los periodistas o los políticos hicieron una encuesta y le preguntaron a la gente ‘¿Quiere usted un acuerdo sobre cambio climático?’ y el 67% dijo sí. Pero no están haciendo nada al respecto. Contestan la llamada de un encuestador, cuelgan y se echan a dormir. Estamos dormidos”.
Y pone otro ejemplo netamente español:

“El Banco Santander no tiene más poder que los ciudadanos. El Banco Santander tiene más poder que los ciudadanos dormidos”.

Para enfatizar, ensaya un juego de lógica: “Si los ciudadanos tienen el poder + los ciudadanos no usan ese poder = el Banco Santander tiene el poder”

5 cosas puede hacer la gente, según Daley-Harris

1. Dejar de pensar que no hay soluciones. Que no hay soluciones al hambre, que no hay soluciones al cambio climático, al analfabetismo.

2. Dejar de pensar que no importa lo que hagamos. Dejar de pensar que puede que haya soluciones, pero que no dependen de mi. ¿Qué puedo hacer… solo soy una persona más?

3. Dejar de actuar en solitario. Buscar a otros, buscar un grupo.

4. Relacionarse con una organización que estimule tus capacidades y tu fuerza, con materiales, argumentarios, con charlas que te inspiren…

5. Exigir cordialmente a esa organización que te proporcione más capacidades y poder. Porque cuando la mayoría de las organizaciones mira al poder de sus miembros, lo único que ve en su chequera o su cartera. No su voz como ciudadano. Otorgan muy poco poder a sus miembros.

Share

Familias normales

Haz click sobre la imagen para leer el artículo completoTitular de El Periódico de Aragón que descubro gracias a Chorche: “Familias normales acuden a Cáritas por centenares”.

El titular no es un desliz y casi que parece un acto de militancia para reivindicar un concepto de normalidad, porque el periodista dedica su primer paso a justificar el uso de la palabra normal en el titular y en el texto:

“Por normales se entiende gente de un perfil medio, que ha trabajado a lo largo de su vida, que se ha comprado su piso, pero que ahora con la crisis ha quedado en paro (o sin él) y no puede llegar a final de mes”.

Y los demás, queridos anormales, os merecéis la pobreza. A quién se le ocurre vivir al margen de la normalidad.

Share

iHobo: pon un pobre en tu iPhone

Si no le ayudas a conseguir comida, se muere de hambre. Si no le prestas algo de abrigo, se muere de frío. Si no le das algo de dinero, no podrá arreglárselas por su cuenta. Una ONG británica, DePaul, preocupada porque solo consigue donaciones de gente muy mayor, ha recurrido al ‘efecto tamagochi’ para ver si así consigue concienciar sobre los problemas de la indigencia a los usuarios de iPhone, el teléfono que marca tendencia de lo moderno.

Imagen de previsualización de YouTube

Momento del juego. Entre las opciones que puedes darle a "tu iHobo" hay un saco de dormir, un sandwich o algunas monedas. Si le das dinero cuando está en un mal momento, irá a por drogas.

Se trata de la aplicación gratuita para el iPhone iHobo, que desde el 30 de abril está disponible en Reino Unido. Una persona sin casa, sin dinero y sin trabajo “vive” en tu teléfono durante tres días. El móvil suena cuando necesita algo. Los usuarios tienen que tomar decisiones sobre la vida virtual de esta persona y prestarle apoyo emocional. Si no eres responsable, el sintecho empezará a tener problemas con las drogas, sufrirá alteraciones nerviosas y puede que te despierte a las tres de la mañana pidiendo ayuda o que finalmente muera. “La idea”, dicen desde la ONG, “es que los jóvenes aprendan a ponerse en su lugar y sepan cuáles son sus necesidades sociales”. Al final del juego, aparece una pantalla para que dones dinero para atender a “sintechos de verdad”.

En la red hay ya comentarios de quienes lo han probado: “Una de las pocas aplicaciones que me he bajado y que realmente tiene un mensaje detrás”, dice uno.”Potente, sencillo y efectivo; buena idea”, dice otro. “Es divertido! Aunque la verdad es que no sé si me voy a resistir a ver cómo puedo hacer que mi vagabundo se muera de hambre, jejeje”, apunta otro comentario, y no es el único que se expresa en este tono.

Cuando se unen creatividad y problemas sociales casi siempre viene en el lote algo de polémica. Debates sobre los límites. Hemos llamado a John Wood, de la agencia de publicidad Implicate.org, que trabaja exclusivamente con organizaciones sociales o proyectos como periodismohumano (nuestro vídeo es de ellos). “Este tipo de campañas me parecen muy bien siempre que sea algo bueno para los objetivos de la ONG, que es lo que cuenta, y no sea un pufo para que la agencia de publicidad que lo ha hecho llame la atención o gane premios, que también pasa”, nos dice.

Uno de los trabajos más polémicos y famosos de Implícate fue SofiaSexy.com, una web que hacía creer al usuario que estaba en trato directo con una mujer procedente de Polonia que ofrecía sus servicios sexuales para luego ‘colarle’ información sobre violencia de género y trata de blancas. “Después de toda la polémica”, nos dice Wood, “nuestra conclusión es clara: hay que arriesgar. Si no, no llegas a la gente que te interesa”. También nos cuenta que en su trabajo diario nota “cierto purismo y exceso de corrección en muchas organizaciones, mucha lupa para que nada se interprete mal. Es lógico, a fin de cuentas manejas las miserias ajenas”.

Una persona duerme en las calles de Madrid (Wikicommons)

Queríamos saber también la opinión de la EAPN España, que agrupa a varias organizaciones europeas de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Más allá de esta campaña en concreto, en EAPN no apoyan aquellas iniciativas que no cuenten con “la dignidad” de las personas afectadas. “Apostamos por dar voz a las personas” que están en esa situación, “dándoles oportunidades de participar, expresarse y proponer”. Su trabajo de promoción va más en el camino de “hacer visibles a las personas, destacar el papel que juegan las ONG de acción social en el apoyo a estos colectivos y fomentar el debate en los medios de comunicación sobre cómo se tratan los temas relacionados con la pobreza”.

De un lado, una sociedad que casi nunca reacciona a nada que no sea lúdico, ocioso o vinculado a las tendencias. De otro, organizaciones que se desgañitan y que muchas veces sólo son escuchadas por los que ya están convencidos. Sus ideas se convierten entonces en una materia prima más del márketing, cuyo trabajo es codificar el mensaje de manera que sea apetecible para el ciudadano. Y los ciudadanos tenemos móvil, que usamos a veces para jugar mientras andamos por la calle, quizá pasando junto a un indigente sin reparar en él. Next level.

Share

La triple crisis de 'los nadies' provoca un hambre sin precedentes

Hace falta una lupa muy potente para entender la dimensión real y humana de las crisis económicas. Historias de desempleo, de falta de liquidez para poder generar riqueza, de cobertura social incompleta, de desconfianza, de miedo y sensaciones encontradas de desencanto y traición. Con esa lupa podemos mirar las consecuencias humanas de la crisis internacional en nuestra sociedad del bienestar. Pero ¿y si le damos la vuelta a la lupa?

Si le damos la vuelta a la lupa y miramos por el lado cóncavo, ese que nunca usamos, veremos las cosas con otra perspectiva. Veremos un mundo más grande y que aparece del revés. Con esta parte de la lupa podemos ver que este año alcanzaremos una cifra sin precedentes: 1.020 millones de personas pasando hambre a diario, según acaba de publicar la FAO. “Pasar hambre” significa “no tener acceso suficiente a la comida para consumo doméstico“. Y más de mil millones de afectados significa una de cada seis personas.

Este triste récord – que esconde historias que podríamos mirar de cerca si le volvemos a dar la vuelta a la lupa – es conscuencia de la triple crisis que ahoga a ‘los nadies’.

1.La crisis estrucutural

La de siempre, la que hace que se hable de un “Primer Mundo” y un “Tercer Mundo” con naturalidad, casi como si se asumiera que así debe ser.

2.La crisis alimentaria.

El encarecimiento de los alimentos elementales en los países pobres se perfilaba hace un par de años como el centro del debate social internacional. Hasta que estalló la burbuja de la avaricia financiera. El interés por la subida de precios en productos básicos desapareció y el foco se centró en uno de los causantes de esa subida: “la política aberrante y la especulación”, en palabras de un relator oficial de Naciones Unidas.

3. La crisis económica occidental.

Los dos factores anteriores y “la desaceleración económica mundial”, ha dicho el director general de la FAO, “ha empujado a unos 100 millones de personas más al hambre y la pobreza”. Menos trabajo, menos empleo, menos riqueza, menos remesas, más hambre. Sin embargo, la reparación de la negligencia financiera en occidente no está ayudando a solventar sus nefastas consecuencias sociales. Para salir del socavón, la industria financiera ha recibido en un año 10 veces más (18.000 millones de dólares) que todos los países pobres en 50 años, que seguirán a merced de las migajas y las fórmulas de dependencia y explotación.

Podrá ser peor. Existe el temor de que los países ricos recorten los presupuestos de cooperación al desarrollo y que, como resultado, las tres crisis se agraven. En España, el Gobierno ha asegurado que mantendrá su camino hacia el 0,7% en 2012.

En el conjunto de los países desarrollados, 15 millones de personas sufren hambre crónica. En Asia y el Pacífico se calcula que son 642 millones de personas; en el África subsahariana, 265 millones; en Latinoamérica y el Caribe, 53 millones; en África del norte y Oriente medio, 42 millones. Otra vuelta a la lupa. Si nuestra familia fuera el mundo, el hermano pequeño no tendría nada para comer mientras el resto repite postre.

Exposición Noticias de los nadies, de Javier Bauluz / Piraván.

Share