La ubicuidad de Rosa Díez (II)

La entrada anterior a esta, donde se cuenta cómo una casualidad y una mala previsión han dejado evidencia que la cuenta personal en Twitter de Rosa Díez no es administrada directamente por ella (no al menos en la mañana de hoy), ha traído cierta cola.

A esta hora, el post es primera noticia de portada en radiocable.com, donde incluyen una entrevista telefónica que me han hecho esta mañana. Además, han conseguido lo que yo no he tenido suerte de conseguir, que el partido de Rosa Díez, UPyD, les dé una respuesta sobre el tema:

“Su blog lo actualiza ella, todos los días escribe ella, el facebook también lo actualiza ella, sus recetas, sus cosas… y el tuenti o el Twitter o como se llame, cuando ella no puede, evidentemente como hoy, pues no puede estar en todo, tiene una persona, un ayudante personal, un equipo o ponlo como quieras, que con sus instrucciones lo hace por ella. Ya está”

En algunos blogs ya he ido comentando mi opinión al respecto, así que quiero limitarme a hacer un repaso de opiniones, para que entre todos nos formemos una conclusión y para que nadie crea que esto va sobre Rosa Díez. Esto va sobre la comunicación y la política.

Fernando Berlín:

“Como digo no es el debate del año, pero es llamativo porque una cuenta de Twitter no deja de ser una especie de medio de comunicación interpersonal, estrecho, de tú a tú. (…) Si “no puede estar en todo” como han contestado, molestos, desde su gabinete, a lo mejor es que no debe estar, en lugar de fingir que lo hace. Porque la cuenta de twitter no está a nombre de su asesor, ni siquiera de su grupo político, sino a nombre de Rosa Díez, la persona que quiso imitar a los demócratas en su éxito con las redes”

Ícaro Moyano:

“Si acabamos de descubrir que los políticos (o artistas) no llevan directamente todo su yo en red es que estamos a punto de caer en la cuenta de que en este local se fuma. Y señores, tampoco es grave. A veces es mejor dejarlo en manos de profesionales que hacer el ridículo. Obviamente seguimos muy lejos de la política dospuntocero, pero vamos avanzando. En este caso el error ha sido de coordinación de agenda. Nada más”

Sergio M. Mahugo:

“¡Qué lejos queda aquello de que los medios sociales son personas y que las personas, los mercados ó la democracia reclaman conversaciones. ¡Qué lejos aquello de la Política 3.0! ¡Qué mal nos están acostumbrando¡”

Rosa JC:

“Rosa Díez estaba en la tele y a la vez en Twitter. Que la cuenta del partido la lleven profesionales me parece normal. De la personal se espera otra cosa”

Comentario en Menéame:

“Personalmente, pienso que las cosas son así y se ve que algunas actualizaciones as hace ella. No se puede estar todo el día pendiente de Twitter, y menos teniendo que dirigir una campaña”

Y hay un etcétera en algunos correos electrónicos que me he estado cruzando con gente durante el día de hoy.

Actualización – Enrique Dans:

Desde mi punto de vista, mentir en política es y será siempre algo completamente  inaceptable, y las herramientas tecnológicas están, entre otras cosas, para que los electores podamos saber lo que estan haciendo nuestros políticos, no para que nos cuenten batallitas y simulen ser personas encantadoras y cercanas. Lo sucedido con Rosa Díez nos trae un debate necesario: ¿queremos políticos que utilicen las herramientas de la red para comunicarse con su electorado de manera genuina, para acercar su gestión y escuchar la retroalimentación subsiguiente, o estamos dispuestos a aceptar que “como están muy ocupados”, todo sea en realidad una farsa impostada? ¿Debe un político ser alguien que no escribe sus discursos, ni su blog, ni sus actualizaciones en Twitter, ni su programa, ni nada, alguien que está “demasiado ocupado como para hablar directamente con sus ciudadanos”? ¿Entonces para qué lo quiero? ¿Es una figura publicitaria, un simple icono representativo? ¿Nos parece bien que la política se convierta en un mero teatro, o en la era de las herramientas de publicación personales y sencillas, le demandamos algo más?

Share

La ubicuidad de Rosa Díez

Pasaban pocos minutos de las 10 de la mañana y de pronto se produjo el milagro. Seguramente el péndulo de Foucault trazó las coordenadas exactas, marcando un tiempo y un espacio concretos para que se abriera una ventana electromagnética que permitió que el sujeto en cuestión, una persona especial, importante, cuyo destino estaba marcado, pudiera estar en dos sitios a la vez.

Rosa Díez, la líder de UPyD y que puede tener la clave para la gobernabilidad del País Vasco, estaba respondiendo en su cuenta de twitter a las felicitaciones y comentarios que no pudo, lógicamente, atender anoche, en plena locura del escrutinio.

rosadiezentwitter

# Gracias a todos por el apoyo. No pudo ser en Galicia pero se oirá la voz de UPyD en el Parlamento Vasco

# @luisrull @pacobarranco Me ha sido imposible entre coche y coche, la jornada estuvo muy apretada, lo siento

# @fernandomaronas @JamSession @Naroh @WillAlvein @juanjaen @makoworks @davidmillan @bruxi @fesja @slashizzy @Naruedyoh Gracias, de verdad

# @Naruedyoh El escaño se ha conseguido para Gorka Maneiro, nuestro candidato por Álava: http://elblogdegorka.blogsp…

# Ahora a trabajar duro por Euskadi y por España, como siempre

En ese momento, las ondas electromagnéticas marcaron 2342 y todo se iluminó de blanco: Rosa Díez estaba, en ese mismo instante, respondiendo a preguntas en una entrevista realizada por Pepa Bueno en TVE. En el mismo momento, a la misma hora del mismo día – o eso nos parecía a los que vivimos en un espaciotiempo lineal – Rosa Díez estaba en dos sitios diferentes: twitteando y en la tele.

Esto demuestra que la ubicuidad es posible, que se han roto los límites de las dimensiones clásicas y que estamos listos para retos como la teletransportación o la multitarea simultánea. En otro tiempo, en un tiempo de desconfianza, podríamos pensar que Rosa Díez nos ha engañado y que su aparente acercamiento a las redes sociales, su cercanía en Twitter o su blog, era simple patraña electoral y, más que eso, una mentira como un piano por la que debería pedir perdón a todos los ingenuos que creemos en la honestidad de la gente.

Pero no. Como Santo Tomás, tenemos fe porque lo hemos visto. Creemos en la ubicuidad de Rosa Díez.

ACTUALIZACIÓN (5/03/09): dos días después de este post y tan solo tres días después de las elecciones, el miércoles 4 de marzo, la cuenta en twitter de Rosa Díez ha sido cerrada.

rosadiezisgone

Se comenta que los viajes en el tiempo-espacio terminaron por afectarle y que, un buen día, el twitter empezó a sangrarle por la nariz. Era el principio del fin.

Share