The Guardian adopta la fórmula ‘hazte socio’ para su financiación

Captura de pantalla 2014-09-11 21.13.23

El diario británico The Guardian acaba de anunciar que abre la puerta a una nueva fórmula de financiación complementaria para poder hacer posible un periodismo de servicio público. Lo llaman “Guardian membership”, una especie de club de lectores que “compartan la causa del Guardian“, explica su editor Alan Rusbridger, que también dice que durante los últimos años se han dado cuenta de que muchos lectores más que “suscriptores” quieren ser “miembros” del proyecto periodístico que representa The Guardian.

Los lectores más fieles de este medio pueden aportar hasta 60 libras al mes para colaborar y ser parte del Guardian Membership, en diferente grado: friends, partners y patrons. A cambio, el periódico tratará de mantener una cercanía especial con esta comunidad además de realizar debates, encuentros con la redacción y actividades culturales específicas para ellos.

Y aquí tengo que parar para alisarme los pelos de punta.

En España, eldiario.es vamos a cumplir dos años poniendo en práctica este mismo modelo, con resultados extraordinarios: más de 8.500 personas son ya socias de eldiario.es y garantizan nuestra viabilidad económica. No son suscriptores que pagan para leer un contenido sino cómplices en una vocación social, que es el periodismo de servicio público. A cambio, participan de una comunidad en la que tratamos que se sientan bien cuidados. Pero no es consumo; es complicidad.

En eldiario.es hemos dicho muchas veces que “nuestros socios no pagan para leer, pagan para que se sepa; para que nuestro contenido llegue lo más lejos posible”. Por eso no hay muros de pago ni contenido exclusivo para el que paga. Dice The Guardian para explicar su nueva apuesta: “la mayoría de los lectores consultados nos han dicho que querrían contribuir económicamente a la causa del Guardian, pero una mayoría apabullante quiere también que el periodismo sea de acceso libre, para que pueda llegar al mayor público posible. Un número importante nos ha dicho que están contentos de ser suscriptores. Pero la mayoría de las manos se levantan si les preguntas si les gustaría ser ‘miembros’”, cuenta Rusbridger.

Un referente de la prensa mundial y la modernización del periodismo compartiendo análisis y método con un medio digital recién nacido del sur de Europa. Pelos arriba de nuevo.

En eldiario.es decimos ser un medio raro porque somos un medio abierto: somos más bien un lugar al que están invitadas una red de voces diferentes pero de un ecosistema común; un sitio de paso para diferentes comunidades y discursos que se quieren encontrar aunque sea solo durante un rato. Donde el control directivo tradicional se convierte más bien en una confianza distribuida. En The Guardian nos explican que han pensado Guardian Membership como forma de compartir la filosofía del “periodismo abierto” con sus lectores.

El concepto explícito de pertenencia y no de suscripción lo introdujimos por primera vez en España en la fundación de Periodismo Humano, en 2010. Entonces repetíamos la idea de “hazte socio” hasta la saciedad, para poder explicar el concepto ante las muchísimas miradas escépticas: igual que la gente dona dinero para que haya médicos en sitios del mundo donde lo público o lo privado no pueden o no quieren estar, queremos que la gente sea consciente de que también para hacer un periodismo social e independiente es imprescindible esa colaboración. Fue el primer “Hazte socio” de un medio de comunicación en España, un experimento incipiente que recuperamos en 2012 y desarrollamos en eldiario.es con éxito. Hoy es una parte fundamental de este proyecto, y no solo económicamente; un modelo que otras iniciativas periodísticas también están aplicando y remezclando.

La credibilidad del periodismo está en crisis. Pero la idea de que la gente “lo quiere todo gratis” ha calado y sirve como excusa para los que solo buscan excusas para conservar su manera de hacer industria o poder. No quieren ver que hay gente que pide a gritos una nueva sintonía entre el periodismo y la sociedad. Que están deseando darnos su dinero para que podamos trabajar. Pero no, no como antes. Los viejos trucos ya no. Nos piden nuevas formas; que seamos dinamizadores sociales y no solo proveedores, centros de negocio.

The Guardian, que es un gigante, tiene ya preparada solo para su fase de pruebas una cantidad de iniciativas y eventos que están muy por encima de las capacidades de eldiario.es. Van incluso a abrir un centro cultural, una sede social. Nos adelantarán por la derecha y nos servirá de guía y modelo de lo que puede funcionar y lo que no. Aquí seguiremos haciendo el camino sin complejos, como dijimos desde el primer día: explorando, entre ilusionados y desconcertados pero siempre en compañía, las nuevas formas de hacer sostenible el periodismo a pesar de todo.

De punta, oiga. De punta.

Share